Qué tener en cuenta cuando trabajamos con fibra óptica

La fibra óptica es un material con el que nos hemos familiarizado en los últimos años al ser muy utilizado en las instalaciones que tienen que ver con las nuevas tecnologías y telecomunicaciones tanto a nivel doméstico como a nivel industrial. Siendo pues un material de muy reciente utilización, es importante conocer sus características así como los riesgos a la hora de manipularlo en el supuesto que se trabaje con esta fibra. La prevención es importantísima.

¿Qué es exactamente la fibra óptica?

La fibra óptica es un medio de transmisión de señales en forma de ondas de luz. Estas ondas de luz se convierten información ya sea de datos, voz o imágenes que pueden enviarse a distancias muy lejanas, de manera muy rápida y en gran cantidad.

La fibra óptica esta fabricada de finísimas fibras de vidrio agrupadas y protegidas por unas fundas de plástico que evitan su deterioro y protegen la fibra del exterior.

¿Qué deben saber los trabajadores y las empresas que instalan la fibra óptica?

De manera genérica en nuestro país los trabajadores están amparados por la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales.

Más concretamente, los instaladores de fibra óptica, pueden encontrar a continuación una serie de protocolos y actuaciones que les ayudarán a prevenir los riesgos laborales que conlleva su actividad:

Instalaciones de fibra óptica en el exterior:

Una cuestión previa: los instaladores deben trabajar con un compañero.

Dado que el trabajador se encontrará en un medio como puede ser la calzada, deberá tener en cuenta señalizar correctamente la zona de acceso al punto de trabajo, con el objeto de ser bien visible en todo momento.

Para ello se dotará de conos señalizadores con bandas reflectoras, cuerdas de nylon para unir esos conos si es necesario, bandas de ropa de color rojo para poder anudar en los lugares más estratégicos (escaleras, postes, etc) y luces reflectoras para visión nocturna. Además contará con señales de tráfico de prohibición del paso, desvío y señal de obras.

Si el trabajador de fibra óptica debe subirse en escaleras, plantas altas o postes irá equipado con el correspondiente arnés homologado y estará “anclado” con este dispositivo el tiempo que dure la actuación en ese punto.

En todo momento el instalador de fibra óptica deber ir identificado con chaleco reflectante, casco homologado, gafas protectoras, guantes y calzado de seguridad. Por otra parte, debe mantenerse el punto de trabajo ordenado y libre de herramientas o material que entorpezca las maniobras de los trabajadores.

En el momento de manipular cable, tener en cuenta su grado de curvatura y la resistencia que este pueda presentar. De esta forma evitaremos latigazos del cable resultado de no haber previsto la resistencia a ese grado de curvatura.

Si este trabajador debe acceder a los puntos de conexión de fibra óptica que están bajo tierra en las denominadas cámaras de registro (CR), se realizará un trabajo de prevención relacionado con el nivel de gases tóxicos, o falta de aire limpio que pueda darse en el interior de dicha CR. Para ello utilizará un detector de gases con señal acústica y luminosa. En el momento de levantar la tapa (metálica y pesada) de la CR debe adaptarse una postura correcta de la espalda.

El compañero que permanezca en el exterior estará atento a las actuaciones del trabajador que se encuentre en el interior de la CR. En el caso de incidencia avisar inmediatamente al encargado.

Para la instalación en el interior de los edificios, las principales precauciones deben tomarse a la hora de manipular la fibra óptica, por tanto las gafas, los guantes y el calzado de seguridad se continuarán utilizando.

En lo referente al manejo de la fibra óptica en el interior, se tomarán las precauciones siguientes:

En el momento del corte y pelado del cable debemos llevar las gafas y unos guantes de látex ya que tanto la fibra como algunos recubrimientos pueden desprender pequeños fragmentos afilados y punzantes. Las herramientas que se utilizan en los procesos de cortado de la fibra también entrañan peligro.

Los restos de fibra que suelen ser hilos muy finos de vidrio que pueden lesionar los ojos o la piel; deben manipularse con cuidado recogiéndolos con pinzas o con una cinta adhesiva y depositarlos en un recipiente etiquetado.

Los aparatos de luz láser que se utilizan para instalar fibra óptica, van a ir etiquetados con el grado de precaución pertinente y nunca se debe mirar la fuente de luz que proporcionan estos aparatos. De la misma manera nunca debe de mirarse el punto de luz que sale de los extremos de la fibra óptica. Cuando se deba comprobar el estado de dicha fibra óptica, se hará siempre desconectada de la fuente de luz que se utilice.

No doblar en exceso el cable doméstico de fibra óptica ya que está fabricada de finísimas fibras de vidrio que se pueden romper.

Los líquidos y disolventes que puedan necesitarse para limpiar la fibra óptica suelen irritar la piel y los ojos. Es importante tener en cuenta esto y no olvidar la utilización de una mascarilla, además de las gafas y unos guantes de látex.

Una vez realizada la instalación, la zona en donde se ha trabajado debe quedar limpia de restos de fibras de vidrio y otros elementos.

Leave a Reply