Enfermedades laborales más comunes

Las pérdidas económicas de las empresas a raíz de las enfermedades y daños contraídos en el trabajo suponen un problema para la mayoría de las empresas. De hecho, la mayoría de los trabajadores padecen enfermedades que deterioran su salud y su actividad laboral provocadas por situaciones de riesgo como la presión, el estrés y la mala ergonomía en su puesto laboral. Algunas de estas patologías están recogidas en el listado de enfermedades profesionales del Real Decreto 1299/2006. Pero hay otras que no lo están y también pueden acabar considerándose como tal.

Hace algún tiempo, el sindicato Comisiones Obreras puso en marcha una campaña con el lema “Tu salud no está en nómina” que retrata muy bien esta realidad. De hecho, retrata las 12 patologías de origen laboral más habituales de una manera pedagógica e ilustrativa. La campaña describe cada una de estas enfermedades, con sus posibles causas y la manera en que tanto empresa como trabajador puede prevenirlas. En este sentido, desde el sindicato querían poner de manifiesto que para poder prevenir estos daños laborales es indispensable conocer los riesgos a los que estamos sometidos en nuestro puesto de trabajo. Una función que corresponde a las empresas a través de la formación de su plantilla en la prevención.

Repasemos someramente cuales son estas 12 enfermedades laborales y a quien afectan.

La primera de ellas es el Estrés Térmico, un trastorno derivado de las temperaturas extremas y lo causa la falta de prevención en el trabajo. Todos hemos oído hablar en verano de los “golpes de calor” que pueden sufrir, por ejemplo, los obreros que trabajan al aire libre. Lo generan la combinación de altas temperaturas y actividad extenuante.

Le sigue la Silicosis, la patología laboral más antigua. La provoca la aspiración de partículas de polvo de sílice que se depositan en los pulmones y es incapacitante. Es propia de sectores como la minería, la metalurgia o el mármol, entre otros. Y su prevención requiere medidas muy serias por parte de la empresa.

También se incluye la Asbestosi, una enfermedad provocada por la inhalación de fibras de amianto que provoca fibrosis pulmonar y distintos tipos de cáncer. La enfermedad puede tardar varias décadas es manifestarse y puede ser desencadenada por una sola fibra.

La siguiente parada la hacemos en las Enfermedades Causadas por Exposición a Agentes Químicos, se produce por la exposición incontrolada a agentes químicos. Puede afectar a docentes, investigadores, soldadores, trabajadores de la fundición y de destilerías y agentes de limpieza, entre otros.

También son habituales las Enfermedades de la Voz, que afecta a docentes, locutores, teleoperadores. Se previene con ejercicios de reeducación. Además, están lasEnfermedades Respiratorias, combinan síntomas como tos, mocos, flemas, problemas respiratorios y otros intentos del cuerpo por librarse de las sustancias tóxicas que se han acumulado en el cuerpo. El sindicato también pone el acento en las Enfermedades Infecciosas, las Dermatitis y Alergias y el Estrés Laboral.

Mención aparte merece el Cáncer de Origen Laboral, generado por la exposición a agentes cancerígenos en el trabajo; la Hipoacusia, provocada por un ambiente de trabajo ruidoso; las Enfermedades Osteomusculares, provocada por la manipulación manual de cargas, los movimientos repetitivos y las posturas forzadas en puesto de trabajo. Y, por último, el Estrés Laboral, que debe prevenirse con una evaluación de riesgos psicosociales por parte de empresa.

Como podemos comprobar, son 12 enfermedades muy diferentes entre sí, pero que todas tienen en común que su origen o su causa está en el entorno laboral. Todas ellas afectan a sectores muy dispares, con lo que nadie puede pensarse libre de padecer alguna de estas patologías. La prevención es fundamental para evitarlas.

Leave a Reply